Páginas

26 de julio de 2013

La magia del papel

En estos días de mucho trabajo, respiro con cualquier actividad creativa.

Hace bastante que no escribo, ni en este blog ni en la vida misma. Sólo mails laborales, informes y demás, por eso hoy me tomo esta licencia.

Será que es viernes y una se siente más libre (o que estoy escuchando a Arjona desde que amanecí).

Descubrí en estos recreos creativos la calma del papel en mis manos, cómo me hace poner la mente en blanco. Ya sea cosiendo cuadernillos o haciendo origami, me transporta a un lugar de paz.

La sensación es casi la misma que cuando entro a una librería. Nunca me dan ganas de irme.

Ahí le encuentro sentido a hacer algo "porque sí", sin obligaciones, ni nada. Sólo por el momento, ese momento. Mi Soma.

Recuperé también el hábito de la lectura en el subte y a la noche, a veces, antes de dormir.
Leo libros "de carne y hueso", nada de e-reader. Llámenme dinosaurio pero es la magia del papel que no cambio por nada.

Leo de todo un poco y deliro mucho más. Todo me da indicios de historias para escribir. Todo tiene que ver con todo.

A veces pienso que día a día voy armando en mi cabeza la novela que voy a escribir a los 50. Quién sabe.

Ya subiré fotos de mis producciones de cuadernos y origami, que merecen un post aparte. Para mi novela, tendrán que esperar unos años más.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario